Blogia
dosdedos

Salmo 1

abro
las ventanas
las puertas
las piernas
las manos
los cajones de los papelitos

en la mirada jaulas
contra el animal que no existe
fuera de mi

lo abro todo
para que huya todo
lo que fui

cómo explicar que
ojos adentro un pájaro se me escapa azul
que prefiero tu delirio a mi deseo
tu susurro a una manada de voces
pero mi sueño al tuyo

es verdad
no se me prometió el paraiso
aunque la crueldad de los dioses es infinita:
olvidaron mutilarnos la palabra
para que aprendiéramos a decir
que es verdad que el infierno existe
pero en este mundo;
no hay espíritu;
todo es cuerpo;
viceversa;
y otras tonterías

ahora sé junto al árbol plantarme
ser su compañero fiel
es lo que mejor sé hacer
sacar hojas resina frutos
dibujar con mis ramas la sombra del viento
ahora sé abonarme
podarme
posarme en mi
ahorcarme de mi
y convertirme por fin
como tu
en otra horca ambulante

he aprendido que el silencio calla
cuando nombro lo que hace siglos que ya
tiene nombre
porque de lo contrario vadría la pena
honrarlo

siguen flotando bajo mis pies
huellas que jamás podré pisar
caricias que vuelan
justo un segundo antes
de tocarte

son las palabras que sin decir
digo
las únicas que sabrán bien
cuando y cómo traicionarme


En alusión a post anterior, y gracias a la Oficina de Objetos Perdidos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

dosdedos -

¡Gracias Gaby por tener el listón tan alto por mi! Pero no, no lo escribí yo, sino que lo leí y cito la fuente al final del post... Ya quisiera haberlo escrito... pero gracias, no sabés cuánto vale para mi tu respeto, hermana mayor...

:)

Te extraño mucho y te quiero

Gab -

¡Precioso y profundo! Como todo lo que siempre escribiste.
En la distancia, siento que ahora te conozco mejor que después de toda una vida juntas. ¡Y siempre me sorprendés y me llenás de respeto hacia vos!

Arturo -

Joder! que deja mudo este post.
Qué cosas que encuentras por ahí, mujer, eh?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres